Sobre el amor I

Hablar de amor es cursilería siempre. Pero ya es tiempo de curarnos del miedo a lo cursi. El amor es un regalo, finito, condicional. Nunca se debe estar seguro del amor del otro. La seguridad amorosa es un acto de arrogancia que nos pone en riesgo de ser sorprendidos por el asalto de la pérdida que conlleva uno de los sentimientos más profundos que podemos padecer, similar a la tristeza que nos inunda causada por la muerte de los animales que amamos.

¿De qué condiciones invisibles depende tu amor? ¿Hilado al frescor de mi carne? ¿Imbricado a la lozanía de mis gemidos? ¿Envejece el amor como el vino o siempre se pudre como los tomates?

2 comentarios en “Sobre el amor I

  1. Yo entiendo que el verdadero amor envejece como el vino aunque se tranforme. Si ha de pudrirse como los tomates, no sería amor. ¿O no? Lo dejo en el aire… Un saludo y gracias por compartir con nosotros estas maravillosas reflexiones. Feliz fin de semana 👌🏼

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s