Cartas a mi madre

La poesía, no me has preguntado pero quiero decirlo, se parece a la ropa interior, a unos gayumbos usados, a unos calzoncillos tirados sobre el triángulo de las bermudas que deja el amor recién salido del horno, se parece a unos slip tumbados sobre una alcoba de ebrios

No vas por ahí vendiéndola a las gentes anónimas, enviándola a concursos de calzoncillos usados, aunque, en la post-modernidad, hay narcisismos para todos

La poesía es un calzón, una braga húmeda que intercambias con otro ser vivo o ser muerto, que traes a casa para oler con un compañero

porque ese olor te intriga y deseas masticarlo para saber cómo sabe su carne acariciando con tu nariz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s