Cartas a mi madre

tú también estás lejos, ah!
pero te has metido en la médula /
como una termita de sangres

y de alguna forma, estás dentro de este cuerpo leñoso / cuyo color de piel tiene el tono del pain d’épice

y te vas comiendo, alimentando de mi fragilidad que fluye

comienzo a entender
que tengo un problema con los amores nómadas

(los de grandes distancias surcadas por aviones de propulsión a chorro y equilibrio)

sabes?
en algún momento se cuajó en mí como un órgano que nadie ve
que amar es siempre y que amar es eterno y
que amar es coger con una mano y tocarlo
y que amar es gritar aquí y gritar ahora y que amar es volar solo hacia un cuerpo que finge

los objetos caen, más o menos, según su velocidad, según su peso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s