Carta a mi madre

regreso a casa en el autobús
con una memoria agitada en el maletero

comemos, desayunamos el cansancio, vemos telenovelas

pero necesito estas cartas para desvelar lo que te escondo
y para encontrar tus regalos

para saltar el muro de aire que protege nuestros mundos

tu amor no envejece y parece eterno
como un gran buque que embiste a la muerte

da la impresión que permanece inmune al virus del tiempo que nos come todo

pero tu rostro de universitaria, tus brazos de enfermera, tus senos minerales, tus pasos inagotables, parecen torcidos a lo inexorable como si buscaran arrastrarse hacia la tumba

el cordón lo arrojaron a la basura hospitalaria / lo cortó el médico con acero quirúrgico
se secó probablemente, allí se hizo polvo, y ahora viaja en el viento de Los Ángeles hacia alguna esquina en donde se enredan las pelusas del universo

aquí estamos hoy
dos cuerpos cenando el presente sobre una mesa de madera
unidos en el silencio de la memoria y el secreto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s