Poemas sin n(h)ombre

el mundo se acabó mientras dormía

al despertar, descubrí que Dios estaba hecho de mi ego
mis iras mis sueños mis miedos: era inmenso, eterno

Dios era un relato contado miles de millones de veces por miles y millones de voces
era un libro abierto que nunca terminaba de escribirse y de lectura sin fin
era un libro de arena a punto de perder todas sus hojas por los vientos radiactivos que el fin del mundo había detonado sobre la casa de mis padres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s